Los Músculos Extrínsecos de la Laringe

La laringe es el principal órgano responsable de la emisión de la voz, sus músculos intrínsecos se encargan de ajustar con precisión las cuerdas vocales para que vibren de manera eficiente y creen a su vez sutiles matices en el timbre, el enfoque y el tono. Sin embargo, esta tambien se encuentra suspendida dentro de una red de músculos de la garganta que actúan sobre ella desde el exterior, formando su musculatura extrínseca, que a su vez juega un papel crucial en la vocalización.

Para funcionar eficientemente como órgano productor de sonido, la laringe no debe verse obstaculizada en su acción por la tensión muscular, y la garganta debe estar bien abierta. Sin embargo, cuando cantamos, los músculos de la deglución que elevan y constriñen la laringe tienden a entrar en juego, particularmente cuando cantamos en falsete o en registros de cabeza. Para mantener una posición baja de la laringe y una garganta abierta, se deben controlar y contrarrestar los músculos de la deglución con una red de músculos que sostienen y tiran de la laringe hacia abajo. Y, esta es una de la habilidades más importantes que debe de aprender un cantante.


Todas la información necesaria para escribir este artículo, así como las imágenes referentes a la anatomía fueron extraídas del libro Anatomy of the Voice de Theodore Dimon ilustrado por G. David Brown.


Descubre más desde Hablemos de Voz

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario