La Laringe

La laringe es el órgano responsable de la emisión sonora de nuestra voz. Es una válvula pequeña pero sumamente compleja y especializada, se ubica arriba de la traquea y en su interior alberga los pliegues vocales, comúnmente conocidos como cuerdas vocales.

Estructura esquelética de la laringe:

Vista interior de la laringe:

Vista posterior de la laringe:

Los Pliegues Vocales

Los pliegues vocales son un músculo extremadamente complejo cuya estructura aún no se comprende completamente y son en realidad parte de un complejo de músculos más grande conformado por dos pares de pliegues, un par superior y un par inferior. El par de pliegues superiores es conocido como cuerdas falsas ya que realmente no participan en la fonación, su función principal es ayudar a las cuerdas verdaderas (el par inferior) a cerrar herméticamente la vávula cuando comemos para impedir el ingreso de los alimentos hacia las vías respiratorias.

Los pliegues vocales inferiores tienen fibras muy delicadas y pueden contraerse de manera sutil, por lo que estas fibras desempeñan un papel en el ajuste fino del grosor de los pliegues vocales y el control de sus vibraciones. Vistas al microscopio, los pliegues vocales constan de cinco capas: el epitelio; las capas superficial, intermedia y profunda de la lámina propia; y el cuerpo del propio músculo vocalis.

La glotis es la grieta o abertura que se forma entre los pliegues vocales inferiores. Cambia constantemente de forma, incluso cuando los pliegues vocales están muy próximos, como los están durante la fonación, puede haber presencia de glotis.

Cuando respiramos normalmente, los dos pliegues vocales se separan, abriendo la válvula para que pueda pasar el aire; cuando tragamos alimentos o aguantamos la respiración, los pliegues vocales se tensan y se juntan, cerrando la válvula para que los alimentos y el agua no puedan ingresar a las vías respiratorias.

Cuando queremos producir sonido, los pliegues vocales inferiores se juntan, no con tanta fuerza como cuando tragamos, lo suficientemente sueltos para que puedan vibrar libremente cuando el aire exhalado pasa entre ellos. Cuando esto sucede, el flujo de aire los pone en movimiento y comienzan a oscilar, generando ondas de sonido que resuenan en el espacio sobre la laringe, creando el sonido completamente formado de la voz humana.

Los pliegues vocales inferiores se mueven de manera bastante compleja mediante la acción de cinco conjuntos diferentes de músculos intrínsecos de la laringe que controlan sus movimientos y acciones (abrirse, cerrarse, alargarse y tensarse). Y es de esa manera como podemos emitir todo la gama de sonidos de nuestra propio y único aparato fonador.


Todas la información necesaria para escribir este artículo, así como las imágenes referentes a la anatomía fueron extraídas del libro Anatomy of the Voice de Theodore Dimon ilustrado por G. David Brown.


Descubre más desde Hablemos de Voz

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Deja un comentario